Archivo con Tag | "#CiaoJules"

Opinión – Una dolorosa partida


Hoy en Niza se dio el último adiós a Jules Bianchi, varios pilotos y expilotos de la categoría asistieron a esta dolorosa parte que culminó lo que comenzó en el Gran Premio del Japón de 2014 y tal como un parto, duró nueve meses pero para quitarle la vida a una joven promesa de tan solo 25 años de edad. Jean-Eric Vergne dijo para Sky Sports: «Nos ha dejado uno de los mejores pilotos, pero se ha ido y nos ha dejado un recuerdo precioso. Ha sido una persona maravillosa, dentro y fuera de la pista. Su nombre perdurará en la historia de la F1. Ha hecho mucho; es grande ahora, y siempre estará en nuestros corazones», mejor descripción de miles que circularon este fin de semana en las redes sociales, no se puede encontrar.

Apartándome un poco de los hechos desafortunados que rodearon el accidente del joven francés y que de hecho serán discutidos durante muchos años, como hoy, 21 años después se sigue discutiendo lo que causó la muerte de Ayrton Senna, quiero concentrarme en algo menos técnico y más humano y que uno de nuestros miembros de la comunidad –Carlos Alberto Fernández- lo describió de una manera singular, pero que puede explicar el profundo dolor que muchos hemos sentido por la injusta partida de Bianchi: “…es la primera vez que se nos muere un pibe que podría ser un hijo… sinceramente me puse en lugar de su familia y se me partió el alma…”. Y sí, efectivamente así es. Cuando murió Senna, lo sentimos como un hermano mayor, cuando se fue el Gonchi Rodríguez, lo sentimos como un compañero y lo mismo me sucedió particularmente con Greg Moore, Dan Wheldon, Marcos Simoncelli y Allan Simonsen.

La partida de Bianchi para los que ya pasamos cierta edad, nos hizo reflexionar sobre la partida de un hijo, de alguien que cultivamos para hacerle una carrera y nos puso en los pantalones de su familia que luchó a su lado hasta que lo vieron morir. La historia de Jules muestra la cruda realidad de esos pilotos que no contaron con una chequera bastante gorda para sentarse en un equipo por lo menos decente y que se vio obligado a demostrar, hasta en el mismo Suzuka, las credenciales para poder ascender en una categoría donde priman muchos elementos para llegar al Top. También demuestra la gran puja que tiene que hacer un padre para que su hijo se convierta en una estrella dentro de un mundillo bastante cruel, donde desafortunadamente el Show debe continuar…

Tal vez el destino marcó muchos elementos para que una promesa del automovilismo francés cayera en la lotería de ganarse a una grúa inexplicablemente parqueada dentro de una carrera sin señales claras de neutralización, pero lo cierto es que estas partidas tan dolorosas hacen pensar en la importancia que tiene apoyar a ultranza una carrera deportiva. Bianchi tenía dos opciones: sobreaguarse en un equipo malísimo o demostrar todo su potencial aunque corriera peligro, porque los que no arriesgamos tal vez estamos en la comodidad de estar escribiendo estas líneas y no jugándonos la vida en un monoplaza a más de 300 kph.

Hoy terminó una historia dolorosa que deja una huella en todos nuestros corazones. Personalmente tuve que escribir las líneas de cuando sucedió el desafortunado accidente, pues me encontraba haciendo la crónica y fue muy difícil terminar. No quiero ni pensar en el vacío que dejó Bianchi en su familia y eso es lo que más me duele. Pensar como padre –sin tener hijos- y sentir el estupor de la partida es algo en lo que nunca dejaré de pensar. Lo técnico quedará para las discusiones pero lo humano será el dolor de la partida. Descansa en paz Jules! #CiaoJules

Posteado en GeneralComentarios desactivados en Opinión – Una dolorosa partida


Advert

The Formula 1 Widget
requires Adobe Flash
Player 7 or higher.
To view it, click here
to get the latest
Adobe Flash Player.

Etiquetas

La Máxima Tweets

Instagram Feed

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más