Categorized | General

GP de Italia 2019: Previa de Brembo

Conocida universalmente cómo el «Templo de la velocidad», la pista de Brianza (ubicada a 15 km de Milán) fue construida en 1922 para albergar el GP de Italia . Con 68 ediciones en disputa, el Autodromo Nazionale Monza es el circuito más utilizado en la historia de la F1: en Mónaco se disputaron 66 GP y en Silverstone 53 . 

Construcción del autódromo de Monza en 1922

Para limitar el rendimiento de los monoplazas, en los años setenta se introdujeron 3 chicanas, llamadas Variantes. La última modificación al diseño de la pista se realizó en 2000, con la modificación de la Variante del Rettifilo. El récord de vuelta con esta configuración pertenece a Kimi Raikkonen, quien el año pasado con Ferrari , equipado con un sistema de frenos Brembo , detuvo los cronómetros en el 1’19»119. 

El récord podría batirse gracias a los mejores autos. Esto dará como resultado un esfuerzo considerable para los sistemas de frenado de los monoplazas que han podido desarrollar un mayor par de frenado durante 3 años. Además, la baja carga aerodinámica utilizada para aprovechar las rectas muy largas se traduce en frenadas muy violentas y exigentes de manejar. Según los técnicos de Brembo , que han clasificado las 21 pistas del Campeonato del Mundo , el Autódromo Nazionale di Monza entra en la categoría más exigente para los frenos. En una escala de 1 a 5 se obtuvo un índice de dificultad de 4.

Compromiso de los frenos durante el GP

Hace cuatro años, en Monza, los monoplazas más rápidos corrieron en la clasificación a una velocidad promedio de 250 km / h, mientras que el año pasado superaron los 263 km / h. El tiempo dedicado a frenar solo puede ser exiguo: solo el 11 por ciento de toda la carrera. Los 6 puntos de frenado para cada vuelta no son un registro negativo: en Singapur hay 15, en Mónaco, Yas Marina , Budapest y Bakú 11, pero en Hockenheim son solo 5. En promedio, los frenos se usan 10.6 segundos por vuelta, valor superior solo a la pista de Spielberg que, sin embargo, es más corta, incluso un kilómetro y medio.

La presencia de pocas frenadas pero todas muy violentas resulta en una desaceleración promedio en el giro de 4.1 g. 
La combinación de frenado potente compensado por su escasez numérica genera energía disipada al frenar por cada automóvil durante todo el GP en línea con otros GP: los 165 kWh son de hecho similares a los valores de Spa-Francorchamps y Sochi . Desde el comienzo hasta la bandera a cuadros, cada piloto lleva una carga total en el pedal de freno de 31 toneladas. En cada vuelta el esfuerzo de frenado es de casi 600 kg promedio y esto requiere una gran preparación física, que también es esencial para enfrentar las aceleraciones laterales en las curvas.

La Frenada más exigente 

Solo 3 de los 6 zonas de frenaje del Autodromo Nazionale di Monza están clasificados como exigentes para los frenos, una es de dificultad media y 2 son leves. Lo más difícil para el sistema de frenado es la primera después de la línea de meta: los monoplazas llegan a 349 km/h y frenan a 87 km/h en solo 137 metros.

Para lograr esto, los pilotos pisan el freno durante 2.74 segundos, ejercen una carga de 196 kg en el pedal y enfrentan una desaceleración de 5.6 g. El frenado en la curva 4 también es impresionante, de 334 km/h a 119 km/h en solo 2.09 segundos y 117 metros: la carga en el pedal es de 133 kg y la desaceleración máxima es de 4.9 g. Intenso es el esfuerzo requerido de los pilotos en la sucesión de las curvas 6, 7 y 8: tres frenadas con desaceleraciones de entre 2.2g y 5g más cargas de pedal de 45 kg, 59 kg y 82 kg.

Comentarios cerrados.

Advert

The Formula 1 Widget
requires Adobe Flash
Player 7 or higher.
To view it, click here
to get the latest
Adobe Flash Player.

Etiquetas

La Máxima Tweets

Instagram Feed

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más